¡Síguenos en redes sociales!

Inicio / Blog de Chocolate: Bajo el árbol / Origen / El Rosario, un chocolate 100% trazable con un impacto social en su ADN

12/04/2022

El Rosario, un chocolate 100% trazable con un impacto social en su ADN

El Rosario, nuestra primera finca productiva Luker en Colombia, es un ejemplo del impacto que el chocolate puede tener en las comunidades y cómo el chocolate elaborado en origen puede generar valor.

 

 

origin chocolate bar producer

 

¿Qué significa el cambio y cómo podemos medirlo? ¿Cuándo podemos decir que estamos cambiando algo? Si nos limitamos a la definición del diccionario de Oxford, cambio es “el acto o resultado de que algo se vuelva diferente”. Pero el significado pierde en los matices de la palabra.

Desde su fundación, Luker ha intentado cambiar la vida de las personas con las que trabajamos. La etimología del cambio que queremos lograr ha cambiado. Ha cambiado, junto con nosotros, gracias a los procesos con diferentes comunidades y personas. Uno de los mejores ejemplos de esta idea es El Rosario, una finca donde el chocolate de una sola finca cambió la realidad de mucha gente.

La finca El Rosario está en Necoclí, un pueblo de Antioquia, Colombia. Está ubicado en la orilla oriental del Golfo de Urabá. La región tuvo que lidiar con la violencia, el conflicto y los restos de la guerra contra las drogas.

Antes del cacao, El Rosario era una hacienda ganadera que tenía casi 500 hectáreas. Manejaba 500 vacas, pero solo necesitaba cuatro o seis empleados para funcionar. Esto comenzó a parecer diferente en 2011 cuando Luker invirtió en El Rosario para iniciar una finca de cacao con la idea de ayudar a mejorar las condiciones de la zona. El uso de la tierra necesitaba un cambio y Cacao Fino de Aroma parecía una buena opción. Pero no fue tan fácil. Encontramos una comunidad fragmentada con poca motivación para mantenerse conectado con la región.

Si quisiéramos un cambio real, tendríamos que trabajar en algo más que solo la tierra.

Creando valor compartido a través del chocolate 100% trazable. 

 

Nuestras plantaciones en El Rosario en Necoclí, Colombia, la finca de donde proviene este chocolate

 

Desde un principio se hizo evidente que recuperar la confianza y motivación de la comunidad no sería tarea fácil. Así, comenzó un proceso dinámico para recuperar no solo la confianza sino también la economía de la región. El cambio comenzó con acciones que parecerían obvias, pero en la región eran nuevas. Empezamos con empleo formal para todos los que trabajan en la finca, seguridad social y vacaciones pagadas.

Pasar de la ganadería extensiva a la siembra de cacao significó un gran cambio. Ya no había 4 o 6 peones de rancho, cada vez se necesitaban más peones. Las 400 hectáreas iniciales de cacao (hoy hablamos de 550) terminaron generando más de 250 puestos de trabajo. El cambio trajo mejores ingresos y una mayor calidad de vida. Pero no fue suficiente.

Fue así como El Rosario se convirtió en nuestro primer “ancla” de El Sueño de Chocolate como centro de proyectos que buscan fomentar el desarrollo sostenible en las comunidades aledañas. Por ejemplo, el proyecto ‘Agua para Caribia’, que se llevó a cabo de 2018 a 2020, ayudó a 576 personas dando agua a los Caribia, una comunidad que no contaba con acueducto.

 

YouTube video

 

Esta alianza se realizó entre la Alcaldía de Necoclí, la Gobernación de Antioquia, Fundación Luker y algunos de nuestros clientes como Voss, Fino de Aroma Co., y Delgiro, con la que buscamos brindar apoyo técnico y comunitario a la población. en proceso de restauración del acueducto en el pueblo de Caribia. Y, también, el seguimiento de la ejecución de la obra a través del Comité de Agua integrado por los habitantes.

Otra iniciativa fue ‘El poder de la educación’, que co-creamos con uno de nuestros clientes en Japón, Maison Cacao. Este programa dotó de infraestructura educativa a más de 240 alumnos. Asimismo, 475 personas de la comunidad de Garitón se beneficiaron con la construcción del nuevo bloque con 3 aulas nuevas y un tanque de agua con disposición de agua.

Además, a través de The Chocolate Dream, logramos grandes cambios, como El Festival del Cacao, un evento que es el ejemplo perfecto de cómo la comunidad abrazó el cacao. La fiesta tiene lugar en Caribia, lugar donde no había fiestas patronales.

 

YouTube video

 

Por eso, junto con la comunidad, se creó un festival en torno al cacao que reunió las tradiciones culturales de un grupo muy variado de personas, junto con nuestra visión del cacao. El impacto y adopción del festival fue tan grande que hoy es “comparado con la llegada de la electricidad hace 40 años”.

El impacto que tiene desarollar un chocolate sead-to-bar

 

single source chocolate

 

El cambio no sólo se dio en la calidad de vida de las personas. El Rosario también es un ejemplo de cómo a través del cacao podemos promover la reforestación y proteger la biodiversidad. Hoy, El Rosario alberga 480.000 árboles de cacao, de 8 especies, y 329 especies de animales.

Todo lo vemos en las sonrisas de los niños de Necoclí. En las escuelas construidas alrededor de las fincas, las instalaciones incluyen acceso a agua, educación y salud. Los Soñadores ayudan a conseguir proyectos de emprendimiento, la promoción del transporte de los niños a la escuela, agua potable a una comunidad de la región, y tantas historias más.

Creemos en el cambio. Pero, lo que es más importante, todavía estamos aprendiendo que los límites del cambio no existen. El chocolate puede cambiar vidas. Podemos cambiar vidas.

Por lo tanto, es importante proteger los ecosistemas naturales en la agricultura. Los sistemas agroforestales son una forma brillante de impulsar los bosques, al tiempo que mantienen un rendimiento prometedor y ayudan a que la granja en general sea más sostenible.

Es beneficioso para todos en la reducción de carbono, ya que evita la deforestación y proporciona un ingreso adicional a los pequeños productores de cacao. Esto se debe a que los agricultores que miden el carbono capturado por los sistemas agroforestales pueden tener una bonificación certificada para vender en el mercado y beneficiarse de los cultivos adicionales mezclados con el cacao.

Si no protegemos nuestro planeta, no podemos proteger nuestros cultivos. La importancia de cambiar la forma en que cultivamos será la diferencia entre alcanzar los objetivos de carbono cero o no. Todavía tenemos un largo camino por recorrer para hacer que esta práctica sea común, pero siempre podemos incentivar a los agricultores, socios y clientes a ser más sostenibles y positivos para el clima.

Chocolate single estate, fiel reflejo de pureza y sostenibilidad en un chocolate 100% trazable

 

¿El resultado de todos estos esfuerzos? En términos de producto, una plantación o finca como El Rosario, donde podemos controlar todos los aspectos del proceso de producción, nos permite desarrollar un chocolate único con características sensoriales que mejor reflejan los atributos de la tierra y la gente detrás de El Rosario.

También nos permite ofrecer chocolate 100% trazable que ha sido plantado, cosechado y procesado con el máximo respeto por el planeta y las familias que lo hacen posible.

Mira  el video a continuación donde nuestro Jefe de Desarrollo de Nuevos Productos, Diego Cortés, te guía a través del proceso de creación de este chocolate único: El Rosario 78.5% 

 

 

YouTube video

ARTICULOS SIMILARES