¿QUÉ SON PARA NOSOTROS LAS MARCAS CON PROPÓSITO?

Antes de poder hablar sobre una marca con propósito o sobre un producto con propósito, es preciso definir ¿Cuál es el propósito de un negocio?

En esencia, el propósito de un negocio tiene que ver con solucionar necesidades obteniendo una ganancia. Aquellos negocios que solucionen efectivamente una necesidad, logrando cobrar lo suficiente para cubrir sus costos y generar una utilidad, diremos que habrán creado valor económico.

El problema de esto, como ocurre en su mayoría hoy, es que muchas empresas han caído en obsesionarse por luchar en segmentos de consumo típicamente iguales a sus competidores y peor aún, ofreciendo lo mismo. Han caído en intensificar la competencia, invirtiendo enormes sumas de dinero en publicidad, intentando sobresalir con mínimas innovaciones incrementales poco relevantes. Ganarle un punto de mercado al competidor, se ha convertido en una obsesión que consume grandes recursos, tiempo y mentes brillantes.

Si bien decíamos que el propósito de un negocio tiene que ver con solucionar necesidades, ¿En que momento nos alejamos de tratar de solucionar las grandes, urgentes y complejas necesidades de nuestra sociedad? Acaso la contaminación, la salud, la nutrición, la vivienda, la pobreza, la falta de agua, la violencia, la educación, entre muchos otros, ¿No son necesidades? ¿Por qué las empresas toman distancia de las necesidades más complejas y relevantes de nuestra sociedad? ¿Por qué no estamos viendo las grandes necesidades como lo que deberían ser: oportunidades de negocio enormes?

Tuve la oportunidad de estar a finales de 2018 con el profesor Michael Porter en su curso de Valor Compartido en Harvard Business School. El profesor Porter y su equipo nos invitan a reflexionar sobre cómo hemos crecido bajo una sabiduría convencional mediante la cual se cree que los problemas sociales son problema del gobierno y de las ONGs, mas no de las empresas. Y ese camino que hemos transitado durante décadas nos está llevando a destruir nuestro planeta. No hemos sido efectivos como sociedad en su conjunto en resolver los problemas más graves. No vamos por buen camino. No es el camino.

Considero, firmemente, que, en la esencia del concepto del valor compartido, se encuentra una nueva noción de estrategia empresarial que reúne una poderosa y real disrupción a la hora de entender los negocios. Si bien es un concepto que se encuentra madurando en diferentes aspectos, serán únicamente los empresarios más valientes, aquellos que se atrevan a incorporarlo, quienes permitan refinar su entendimiento y afinar su medición. Crear valor compartido significa, solucionar un problema social a través de un modelo de negocio. Un negocio pensando como un negocio, que logra crear valor económico, como resultado de resolver un problema social. Y es justamente la capacidad de crear valor económico, la ganancia, la que permite escalar determinada solución; cosa que no pueden hacer en sentido estricto las ONGs ni los gobiernos.

Adicional al concepto de valor compartido, existen muchas otras líneas de pensamiento que apuntan a un interés común. Entre ellos invito a estudiar las poderosas iniciativas lideradas por Sir Ronald Cohen desde el Impact Investment; la visión de B-Lab y su creciente e inspirador movimiento de B-Corps; las diferentes aproximaciones del capitalismo consciente y muchos otros grupos de trabajo y sus experiencias que iremos discutiendo en nuestro blog.  Independientemente de la preferencia y afinidad académica de cada quien, a lo que realmente quiero invitar a nuestros clientes, proveedores, aliados, emprendedores y empresarios, es a preguntarnos muy seriamente: ¿Cuál es el rol que queremos que nuestras empresas y nuestras marcas tengan en la urgente misión de cambiar el rumbo de nuestra sociedad? ¿Cómo podemos reinterpretar el rol de los negocios, para aportar de manera contundente soluciones sostenibles a problemas relevantes?

En Luker Chocolate creemos firmemente que las empresas tienen tal vez la más poderosa capacidad de poder ofrecer soluciones reales y escalables a problemas apremiantes y urgentes. Creemos también que es importante compartir experiencias y aprendizajes. Vemos con optimismo y celebramos como un grupo cada vez más grande de empresas en el mundo se animan a recorrer el camino de entender los negocios como una herramienta de cambio, tanto empresas existentes, así como la poderosa ola de nuevos emprendedores sociales a los que debemos animar, ayudar y potenciar

En Luker Chocolate hemos tenido una sensibilidad histórica por diferentes problemáticas sociales a lo largo de estos 113 años, en esencia, gracias a un conjunto de valores heredados a través de cinco generaciones. En esa historia hemos recorrido diferentes aproximaciones, desde la filantropía, la responsabilidad social corporativa, así como el trabajo social desde Fundación Luker en temas de educación y emprendimiento. Desde hace algunos años, hemos ido evolucionando ese interés para tratar de incorporar la idea del valor compartido en el corazón de la estrategia del negocio. Tengo para decir que no es un camino fácil, ni rápido. No es un camino nítido, ni sencillo, más aún cuando se trata de un negocio que ya está andando, lo que implica repensar múltiples actividades sobre la marcha. Uno de los retos más complejos sobre los que hoy estamos profundizando tiene que ver justamente con la medición del impacto social y su respectiva correlación con la creación de valor económico para la empresa. Sin embargo, a pesar de lo retador y lo exigente, y a pesar de que muchas cosas están aún en construcción, desde mi experiencia profesional ha sido un camino maravilloso. Un camino que nos ha permitido abrir las fronteras de la innovación y visualizar nuevas formas en que nuestra operación y modelo de negocio puede impactar positivamente a la sociedad. Un camino gratificante desde lo humano.

En este camino hemos podido detenernos a reflexionar y profundizar sobre los problemas más complejos de nuestra industria, a saber, territorios cacaoteros en Colombia marcados por violencia histórica, drogas, ilegalidad, pobreza, falta de oportunidades, ausencia de infraestructura y educación, entre muchos otros. Ver esos problemas desde la óptica del valor compartido nos ha llevado a innovar. Y es eso, la innovación, la herramienta indispensable para incorporar el valor compartido dentro de una estrategia. La innovación es una prioridad absoluta a la hora de pretender dar solución a problemas sociales complejos y al mismo tiempo, crear valor económico. Dado que son esas condiciones adversas un terrero desconocido, es la innovación, fundada en la experimentación, la que permite tratar cosas diferentes. Y es, únicamente hasta que se comienzan a ver los resultados sociales tangibles, el momento en que todo cobra sentido.

En Luker Chocolate proveemos chocolate como ingrediente para la industria y fabricamos productos terminados para otras marcas alrededor del mundo. Nuestros clientes abarcan desde pequeños chocolateros artesanales hasta grandes industrias, desde emprendedores que están lanzando nuevas marcas hasta grandes retailers bien consolidados. Los rasgos comunes entre ellos son claros: Un marcado interés y compromiso por apoyar el impacto social y ambiental; una mentalidad emprendedora que le apuesta a la innovación y una clara prioridad por un sabor superior. Como empresa B4B (Business for business), en Luker Chocolate decimos que nuestra misión es ayudar a otras empresas a crear productos de chocolate con propósito. Nuestros clientes son en su mayoría protagonistas activos de El Sueño de Chocolate, nuestra visión de largo plazo para transformar las regiones cacaoteras donde operamos. Existen varias formas en que visualizamos nuestra alineación con el propósito de nuestros clientes y en donde les ayudamos a potenciar sus marcas y modelos de negocio:

 

CONEXIÓN CON EL ORIGEN A TRAVÉS DE PROYECTOS DE IMPACTO

Co-creamos con nuestros clientes proyectos de impacto social en los diferentes territorios cacaoteros y alrededor de las comunidades de nuestros bosques de cacao propios. Ejecutamos inversiones conjuntas en temas de educación, emprendimiento, arte y cultura y medioambiente. Le apostamos a mejorar la diversificación económica rural en diferentes verticales como el turismo y otras iniciativas de mercado con miras a construir prosperidad y fortalecer la competitividad de las regiones. En esta aproximación nuestros clientes se vinculan apostándole también a lo desconocido, a proyectos experimentales innovadores que nos permitan construir nuevo conocimiento. En este esfuerzo ayudamos a nuestros clientes a diseñar estrategias únicas para conectar sus proyectos con su marca para que sus consumidores lo conozcan y lo vivan, lo prefieran y lo paguen.

LOS COCOAHBS, NUESTRO CENTRO DE INNOVACIÓN SOCIAL Y DE EMPRENDIMIENTO

Este espacio esta dedicado a recibir personas que voluntariamente llegan de todas partes del mundo para entregar su tiempo y conocimiento para apoyar tanto a los emprendedores rurales de las comunidades locales, así como a generar soluciones a problemas reales de la zona. La intención de este espacio es poder abrir las puertas a diferentes disciplinas para potenciar nuestra mirada de la innovación social. Nuestros clientes, sus consumidores, nuestros proveedores y aliados son bienvenidos a vivir esta experiencia única.

IMPACTO DESDE EL DESARROLLO DE NUEVOS PRODUCTOS

Nuestros nuevos desarrollos de producto, adicional a ser únicos en su sabor por ser hechos a partir de cacao 100% Fino y de Aroma, podemos conceptualizarlos y diseñarlos con una misión social en mente: Desde chocolates sin azúcar potenciados con fibra y proteínas para apoyar en dietas saludables, hasta formulaciones mucho mas sofisticadas con ingredientes funcionales que nos permiten buscar mejoras en nutrición de manera específica dada la poderosa capacidad antioxidante del cacao. Todo el tiempo revisamos múltiples ingredientes que puedan acompañar nuestros chocolates para potenciarlos en su capacidad de mejorar la salud, pero manteniendo su promesa de indulgencia. Los chocolates oscuros y de origen son nuestra fortaleza. Chocolates veganos y otros conceptos para abordar la salud hacen parte permanente de nuestra exploración e insumos para crear productos que pretenden mejorar a las personas desde lo que consumen. Los empaques sostenibles y responsables con el medio ambiente hacen parte central de este tipo de productos.

Estas son solo 3 de las muchas otras iniciativas en donde podemos hacer que una marca se nutra con propósito, que lo descubra, que lo visualice y que se anime a incorporarlo en el centro de su apuesta de nuestra mano. Soñamos con ayudar a crear una industria inspiradora de la mano de nuestros clientes, donde usemos el chocolate como una herramienta de cambio.

¿Quieres usar nuestros deliciosos chocolates Finos y de Aroma? Primero hablemos del impacto que quieres crear en el mundo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *